El colectivo Cuina Volcànica celebra 25 años con tres cenas temáticas en Barcelona

Miércoles 30 de Octubre de 2019

Los restaurantes La Gormanda, Manairó y Dos Torres acogerán seis chefs de la Garrotxa con un menú inédito del 11 al 13 de noviembre. El compromiso por el territorio y la recuperación y difusión del producto de proximidad son las bases de Cuina Volcànica.

El colectivo Cuina Volcànica celebra 25 años dedicados a transformar la gastronomía tradicional de la Garrotxa en recetas elaboradas, comprometiéndose con este territorio único y con el producto local como principal protagonista. En el marco de los actos de conmemoración, los ocho chefs y junto con el apoyo del Patronat de Turisme Costa Brava Girona de la Diputación de Girona, organizan una campaña de promoción en Barcelona. Así, del 11 al 13 de noviembre se podrán degustar menús exclusivos a cuatro manos basados ​​en la cocina volcánica en los restaurantes La GormandaManairó y Dos Torres.

Los chefs de los restaurantes miembros del colectivo Cuina Volcànica -Restaurant L'Hostalet, La Quinta Justa, Hostal dels Ossos, Font Moixina, Can Xel, Ca la MatildeLa Deu y Sant Miquel- elaborarán con sus partners barceloneses tres propuestas diferentes de menús degustación que se podrán disfrutar en cada uno de los restaurantes durante el mes de noviembre. Además, esta iniciativa cuenta con una embajadora de honor que representa fielmente este compromiso por la Garrotxa, Fina Puigdevall, chef y propietaria del restaurante Les Cols (Olot).

Hoy miércoles 30 de octubre, unos días antes de estas cenas, el colectivo ha invitado a diferentes medios especializados en gastronomía para degustar un menú degustación sensorial. El acto, que se ha realizado en el espacio Born to Cook de Barcelona, ​​estaba ideado para explicar el pasado, presente y futuro del colectivo, la evolución culinaria y el uso de los productos locales y de proximidad.

La cocina volcánica es un homenaje a los productos locales "de toda la vida" y los pequeños productores, encargados de cultivar algunos de los reclamos gastronómicos y turísticos de los últimos tiempos, como las patatas de Olot y las judías de Santa Pau, así como recuperar de otros en desuso, como el farro o la patata del señor. Sin embargo, cada restaurante ha sabido mantener su propia esencia y forma de interpretar la cocina, con propuestas únicas y diferentes pero siempre reivindicando el valor y riqueza autóctona. Además, estos hecho también ha favorecido la creación de productos propios. Un ejemplo de esto lo encontramos en la cerveza La Volcánica, los postres El Goloso de Cocina Volcánica y, como novedad para el próximo año, El Cerdo de Cocina Volcánica, con ocho cerdos son alimentados exclusivamente con trigo sarraceno y, en el marco de la Feria del Embutido, se crearán platos en el entorno de este producto.